VARIEDAD DE PRESUPUESTOS

A veces las comunidades de propietarios no son totalmente conscientes de cuánto dinero están gastando o no saben cómo gestionarlo bien para no tener pérdidas que se podrían haber evitado.

Los administradores de fincas son una buena opción para ayudarles a ver cuáles son sus necesidades principales como colectivo que convive día a día y cuánto dinero deben gastarse en su comunidad.

Y la mejor forma de hacerlo es mediante la confección y presentación de no uno, sino varios presupuestos* que incluyan toda la información especificada y categorizada en función de los gastos que podrían suponer todos aquellos actos que se precisan para la correcta y buena conservación de los bienes comunes.

(*) el motivo por el cual se presenta más de un presupuesto es muy sencillo: un solo presupuesto limita mucho las opciones a los propietarios, mientras que distintos presupuestos permiten, además de más variedad de soluciones, encontrar aquél que se ajusta más a las necesidades de la comunidad.